The Concrete Co, sastrería denim

Por  |  4 Comentarios

¿Hay alguien que no haya llevado unos vaqueros en su vida? Cowboys, westerns y leñadores son los culpables de que a día de hoy, casi todos y a diario, llevemos la prenda más popular que existe. Esta sencilla, resistente y duradera pieza masculina inspiró a las masas que viajaban del este al oeste de USA a imitar la estética del estilo de vida de la clase trabajadora norteamericana. Desde entonces se ha quedado en nuestros armarios pasando desde la moda de los mods, punks y hippies, hasta las celebrities y la alta costura.

Fernando García de la Calera se percató de que en el mercado se echaba en falta una sastrería que elaborara prendas desde cero y a medida usando los tejidos utilizados para jeans. Fue entonces cuando aparcó su trabajo como diseñador de ropa y tablas de skate para poner en marcha The Concrete Co, una sastrería denim única situada en el conocido barrio madrileño de Malasaña.

Fernando trabaja en todo el proceso de creación

Fernando trabaja en todo el proceso de creación

Diseño y confección únicos

Diseño y confección únicos

Puedes elegir entre una gran variedad de telas

Puedes elegir entre una gran variedad de telas

Sus diseños son especiales porque son únicos, ya que en la sastrería de The Concrete se hacen prendas a medida por encargo y ediciones limitadas de algunos modelos. Esto hace que sus productos sean totalmente exclusivos. Con su estilo inconfundible confecciona vaqueros, trajes y camisas con la mejor tela denim que hay en el mercado. The Concrete Co pretende volver a los orígenes del trabajo artesano y del trato directo con el cliente.

La chaqueta que tienes en tu cabeza seguro que se puede crear

La chaqueta que tienes en tu cabeza seguro que se puede crear

Las prendas están fabricadas con los mejores tejidos procedentes de Japón y USA, botones hechos a mano, tintes naturales y unos acabados de lujo que consiguen que la ardua tarea de encontrar un vaquero que siente bien se convierta en una divertida experiencia. Fernando forma parte de una nueva generación de mentes inquietas y creativas que, con mucho esfuerzo y muchas ganas por hacer las cosas bien, consiguen llevar a cabo sus proyectos.

Él atiende personalmente a cada cliente desde el primer momento, tomándote medidas, haciéndote las pruebas y asesorándote tanto a la hora de escoger el peso y rigidez de la tela como de elegir los botones (también realizados artesanalmente en su taller), la forma de las costuras o los bolsillos que llevarán la prendas. En menos de 10 días tienes tu diseño hecho realidad. Y con la garantía de que siempre puedes volver a The Concrete Co para hacer cualquier retoque o ajuste sin coste adicional.

Los más clásicos también pueden hacerse su chaqueta

Los más clásicos también pueden hacerse su chaqueta

No sólo de denim vive The Concrete Co

No sólo de denim vive The Concrete Co

Fernando no crea tendencias, tan solo prendas desenfadadas para el que huye de lo convencional y pretende llevar un estilo que el mercado no ofrece. La originalidad a la hora de vestir está en los detalles y en las prendas únicas que reflejan la personalidad de los que las llevamos, y Fernando hace el máximo esfuerzo para que quien cruza su puerta salga con esa sensación. ¿Entramos?

100% The Concrete Co

100% The Concrete Co

ES Mens 468x60 xmas

4 Comments

  1. Zaracienta

    20 Enero, 2015 at 8:43 am

    Me encanta la iniciativa, el diseño, el cuidado de su elaboración, es puro arte y diseño. Asos por menos de 50 abrigos: http://zaracienta.blogspot.com.es/2015/01/comprando-abrigos-en-asos-por-menos-de.html

  2. Mati

    21 Enero, 2015 at 5:49 pm

    Fantastico!!! Me ha encantado.Hay q pasarse x alli

  3. ALEX

    21 Enero, 2015 at 5:50 pm

    Gracias a este post.No conocia la tienda.

  4. jorge

    27 Enero, 2016 at 3:55 pm

    Nunca hubiera imaginado que a 3 días de mi boda, me iba a encontrar con algo así. No se lo deseo a nadie, la verdad. Por eso, estoy aquí redactando esto y no por gusto. Para que a nadie más le ocurra lo que me pasó a mi.

    Le encargué a Fernando, en “The Concrete-Madrid” un traje a medida con chaqueta de 2 botones, pantalón tipo sastre y chaleco de 5 botones y forro de raso de seda.
    En la primera cita que me dio después de aceptar el presupuesto, me tomó las medidas.

    Luego en la segunda, la idea era ir encajando el puzzle. Ver como iba quedando cada pieza y asegurarnos que estaban perfectamente.
    La chaqueta, en este momento, aún no tenía ni mangas, ni botones. Me las colocó y marcamos el largo. “Supuestamente”, Fernando me cogió las medidas, para que el puño quedase donde a mi me gustaba. Ya que donde el lo quería dejar, en mi opinión, resultaba corto.
    Y me marcó algunas medidas más.

    Especifico , “supuestamente”, porque sin embargo, en nuestra tercera cita y última, para probar y entregar. A 4 días de mi boda (No quedamos antes, aunque estuve insistiéndole por mail, sin recibir contestación ninguna. Aún cuando el encargo estaba hecho con tres meses de antelación.) me encontré con unas mangas cortas, con un chaleco que me estaba grande y que me holgaba bastante en el frontal y con un profesional que no admitía ningún tipo de comentario de buenas maneras.

    Como todos sabemos, el gusto es subjetivo. Al ser un traje a medida, lo normal , digo yo, es que quede a gusto del cliente y no al del sastre. En este caso, no fue así.

    Tras comentarle como podíamos arreglarlo, me dijo que iba a poner unas mangas nuevas y a arreglar el chaleco y que me lo entregaba al día siguiente.
    Al final, no cambió las mangas, sino que sacó el trozo que faltaba, con la consiguiente marca de plancha, que ya no salió, como comprenderéis. Y dejando una marca de descosido y vuelta a coser que no podéis creer.
    El chaleco tenía las hombreras torcidas, estaba mal acabado como se puede ver en las fotos y el traje me lo entregó con las marcas de tiza, de haber estado trabajando.

    Puedes ver imágenes de los defectos en esta dirección de instagram:

    https://www.instagram.com/billie__kid/

    Así que a 3 días de mi boda, ese era el panorama. Me lo llevé, con todos sus defectos y con el impacto emocional que eso supone.

    Ahora un mes después, hubiera preferido no tener que poner una reclamación ante Consumo de la Comunidad de Madrid. Pero Fernando, el dueño de TheConcrete, no quiso llegar a un acuerdo amistoso conmigo.
    Me dijo literalmente que no le dedicaría más tiempo a mi traje, a pesar de sus defectos.
    Deseo sinceramente, que a nadie más le ocurra lo que me pasó a mi.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR