Año nuevo, vida orgánica y saludable

Por  |  0 Comentarios

2015 llega a su fin y mi lista de propósitos de año nuevo está que echa humo. ¿Seré capaz de cumplirlos todos? Es evidente que no, así que he decidido centrar todas mis energías en un solo objetivo: cuidar mi alimentación iniciándome en la cocina orgánica.

Los alimentos orgánicos son, generalmente frutas y verduras, aquellos que han crecido en suelos naturales, sin fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos. Lo mismo sucede con los productos de origen animal, como la leche o el queso, que deben provenir de animales que hayan sido alimentados de forma natural.

Año nuevo, vida orgánica y saludable

¿Cuántas veces nos hemos quejado de lo poco que saben tomates y hemos suspirados por las ensaladas del pueblo? Cada vez hay más supermercados que tratan de devolvernos los sabores tradicionales, aunque a un precio más alto del que estamos acostumbrados, todo hay que decirlo. Y es que esto de la cocina orgánica parece muy moderno, pero en realidad es una costumbre de toda la vida que estamos intentando volver a instaurar en nuestra descuidada dieta.

Beneficios de la cocina orgánica

Estoy segura de que después de leer las bonanzas de los productos orgánicos, os replantearéis seriamente la lista de la compra.

Uno de los grandes beneficios de los alimentos orgánicos es que no tienen aditivos químicos, lo que no altera el sabor ni la calidad del producto de la tierra. Esto también provoca que a tus manos lleguen productos reales en formas y colores. Además, mejora el sistema inmunológico ya que la cocina orgánica fortalece tu cuerpo y dificulta la aparición de enfermedades, estomacales fundamentalmente, provocadas por la mala alimentación.

Año nuevo, vida orgánica y saludable

¡Y ojo! La cocina orgánica no solo es para veganos o vegetarianos. No podemos olvidarnos de la carne orgánica, ya sea de pollo, cerdo o vacuno, que es la que proviene de animales criados en granjas de forma natural, es decir, lejos de los piensos transgénicos, los antibióticos y las hormonas.

Por último, cocinar de forma orgánica implica comer alimentos de temporada: nada de comer naranjas en agosto o calabazas en primavera. Esto garantiza la autenticidad y el sabor de los productos que estás consumiendo, además de suponer un gran ahorro a tu bolsillo.

Año nuevo, vida orgánica y saludable

Estos son solo algunos de los beneficios que la cocina orgánica aporta a nuestro organismo, pero hay muchos más relacionados con la conservación del medio ambiente y la preservación de la agricultura tradicional.

¿Qué os parece, os sumáis al boom de la cocina orgánica en 2016?

Posts relacionados

ES Mens 468x60 xmas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies